Columnas

imagen 5 lecciones reaprendidas con Hotel, por Claudia Lizardo

5 lecciones reaprendidas con Hotel, por Claudia Lizardo

Últimamente he tenido la suerte de tener unos increíbles momentos de lucidez. Esto no me pasaba antes. Desde hace un par de años pareciera que el cielo se abriese y puedo ver las cosas con una claridad que encandila. Encandila tanto que abruma, abruma tanto que paraliza, paraliza tanto que cuesta registrarla, no se registra y no se comunica, y así… Es la tragedia de ese tipo de lucidez, que baja como un hilo fino, que si no lo sujetas, se bate con el viento y sale volando. Y puede que vuelva pero puede que no.

Mis días en este lugar los vivo saltando de revelación en revelación, cayendo de tanto en tanto en clásicas ansiedades. Y aunque no es constante la llegada de esas revelaciones, son tan perfectas que hacen llevadera la realidad. Es lo que da sentido a las caricias y a las patadas de lo cotidiano. Soy afortunada y doy las gracias siempre que veo las cosas con esa claridad.

Hace poco vi las cosas así otra vez. Volví a entender todo. De hecho, entendí tanto que pensé que estaba perdiendo la cabeza. Las ideas y las certezas que tuve con la llegada de esa lucidez me removieron como una marea.

La marea está un poco más asentada, ya no estoy tan revuelta de palabras y sensaciones. Creo que ya puedo expresar lo que hace dos días era imposible.

Este hilo bajó el sábado en forma de las canciones de Diego García. Hotel se llama su proyecto. Y estas son mis proyecciones…                       

Las letras de Hotel me reiteraron la importancia de observar lo que nos rodea con curiosidad pero también con gratitud; en medio de este huracán de país, vi a un individuo exprimir el mejor jugo de un limón aparentemente seco.

Entendí que la realidad está servida para interpretarla de la manera en que prefiramos, lo que no implica jamás negarla, sino todo lo contrario: otorgarle sentido. No niego el humo, no niego el caos, no niego mi rabia, no niego mi miedo, no niego las eventuales ganas de huir, ni las ganas de quedarme. La maravilla de Hotel es que me recuerda la posibilidad de habitar de significado cada paso que nos toque caminar.

Vi a alguien conmovedoramente sincero. Expuesto a referencias, modas y vaivenes, pero firme como un roble en toditico él.

Vi a un individuo que no pareciera ser víctima de nada ni de nadie. Me recordó que no quiero vivir en lamentaciones ni indignaciones estériles, no quiero rezongar en: “¿por qué este chaparrón me cae encima?”. Entendí una vez más la importancia de vivir con propósito pero sin pretensión, de usar la realidad y de que ella no nos use a nosotros. Sus letras me ayudan a seguirme levantando, porque me recuerdan que siempre podré.

Diego sabe relatarse con humildad, con un pie en la tierra y con una mano firme sujetando ese fino hilo de lucidez, con la sencillez del que camina descalzo por el lago pero con la profundidad de quien esconde diamantes en las olas.

Estaré eternamente agradecida a Hotel por recordarme que mientras me poble de sentido, nunca estaré sola.

Foto por William Padrón.

Etiquetas: | |

Claudia Lizardo

Relacionados

Comentarios