Columnas

imagen ¿Tenemos industria musical?

¿Tenemos industria musical?

Para empezar, ¿cómo podemos afirmar que tenemos una industria musical si la piratería está tan penetrada en el sistema económico venezolano que vemos establecimientos de ventas de películas y música pirata dentro de centros comerciales? Eso significa que al comprar una película o un disco, el comerciante te da una factura. Señores, estamos pagando impuesto por un producto pirata; el colmo de los colmos.

Sin embargo, también está el dilema de la piratería. Los que dicen “Pero si es que yo no consigo ese disco aquí, no lo puedo comprar afuera porque no tengo Cadivi o el cupo se me acabó” o simplemente “Para qué lo compro si lo puedo tener gratis”. Me pregunto yo, ¿si tú eres un músico o realizador, trabajarías gratis o regalarías tu trabajo? Pareciera en algunos casos que sí. Veo muchas bandas en Venezuela regalando su música. Estoy de acuerdo en regalar tus promocionales durante un tiempo, pero no en que regales todo el disco para siempre.

La percepción sobre la compra de la música dio un giro de 180 grados con las descargas digitales pero tampoco tenemos que pensar que la música tiene que ser gratis porque sí, por lo menos yo no pienso así. Todos tenemos derecho a dar nuestra música gratis, pero eso no significa que lo tenemos que hacer y mucho menos que te vas a hacer famoso porque tu música va a llegar “a todos lados”, así que piénsatelo bien si quieres regalar tu música.

La piratería en la web va en picada. Las entidades de gestión como “Sacven” en Venezuela, junto a las disqueras, editoriales y entes gubernamentales, están velando cada vez mas por los derechos de autor. Además, los modelos comerciales freemium o de suscripción como Spotify son cada vez son mas exitosos.

Hasta hace poco tiempo yo mismo desconocía sobre temas como derecho de autor, derechos de grabación, derechos editoriales y todos los derechos conexos que devengan de la música registrada y la propiedad intelectual. ¿Se han preguntado de qué puede vivir un músico que solamente le gusta componer, pero no es un instrumentista ni le gusta presentarse en vivo? Pues de que otros artistas interpreten sus obras o de la comercialización de las mismas mediante una editorial.

¿Pero qué pasa si el artista no está registrado en una entidad de gestión? Pues no podrá cobrar nada aunque sus canciones estén sonando en todo el mundo. Esto lo comento porque me pareció curioso cuando estaba en España y asistí a conferencias en la sede de la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) de España donde algunos músicos echaban tierra a la SGAE pero por otro lado comentaban que querían hacer dinero. Si quieres hacer dinero alguien tiene que recaudarlo.

Entiendo que las entidades de gestión son un mal necesario debido a la mala gestión y escándalos de corrupción en algunos países y por la falta de transparencia en la recaudación y repartición de dinero. A fin de cuentas, cómo quieras manejar tu obra sólo depende de ti. Puedes pertenecer a una entidad de gestión donde velan por la recaudación comercial de tus obras o puedes ceder los derechos las mismas mediante licencias Creative Common, con las cuales tienes el control pero no perteneces a un sistema de recaudación global como con una entidad de gestión.

El debate está abierto y me pueden conseguir por @davidrondon ¡chao!

Etiquetas: | | | | |

David Rondón

Relacionados

Comentarios