Columnas

imagen ¿Están renaciendo los discos de vinilo?, por Diego Urdaneta

¿Están renaciendo los discos de vinilo?, por Diego Urdaneta

Un disco de vinilo es un medio de almacenamiento de sonido analógico.

El acetato de vinilo es un compuesto orgánico y su fórmula molecular o empírica es C4H6O2. Para saber esto quizás tengas que haber sacado muy buenas notas en Química Orgánica o simplemente tener poca vida social e investigar estas cosas.

Por suerte no hay que ser ningún erudito musical para darse cuenta que el disco de vinilo ha logrado un comeback impresionante en esta última década. Así pienses que es solo una moda hípster o la nostalgia apoderándose de nuestros cerebros, no se puede negar el hecho de que cada día se están produciendo y vendiendo más vinilos en todo el globo terráqueo.

En este momento agarras el vinil de Abbey Road de tu madre para sentirte cool y te preguntas ¿Pero cómo volvió este disco tan grande a estar in?

Si has estado prestándole atención a la Industria Musical en este último año, te habrás dado cuenta del nuevo trend que está deslizándose en ella. El streaming manda, y eso está matando desde hace algún tiempo a las descargas digitales y a la propiedad de tu música.

Excepto por el vinil. De alguna manera este viejo formato está renaciendo (el año pasado se vendieron 9.2 millones de vinilos en USA, el mejor año de ventas desde 1991)  y la más común explicación que escucharás para este fenómeno siempre será la más sencilla:

Suena mejor.

Esto es totalmente cierto, pero en mi opinión es algo mucho más complejo: El vinil está agitando a una sociedad desconectada que no tiene manera de mostrar su identidad.

Esa sociedad la conforman nuestros padres rockeros y salseros, hípsters que predican el old is cool y hasta niñas que solamente quieren decorar su cuarto con el tocadiscos cuchi de Urban Outfitters para acompañar a los viniles de Eric Clapton de su papá. Como también los coleccionistas y verdaderos amantes de este formato.

Si en realidad esto fuese simplemente porque suena mejor la gente estaría haciéndose miembros de Deezer o Tidal y como todos sabemos, no lo están haciendo. La gente no se preocupa solamente por un sonido mejor, también quieren ser dueñas de algo.

Si el renacimiento del vinil se basara exclusivamente en el querer ser dueños de algo tangible, el formato CD no estuviese muerto. Esto también iría en contra de otro trend creciente que predica que gastes tu dinero en experiencias y no en cosas (ya sabemos de tus sueños de viajar por el mundo de mochilero con el dinero de tus padres).

Aunque comprar un vinil es una cosa, escucharlo es una experiencia, así que tendrías lo mejor de ambos mundos.

Al ver el top 10 de vinilos más vendidos el año pasado se confirma la teoría de que las ventas de vinilos están muy relacionadas a la nostalgia y búsqueda de identidad. Muchos de ellos son re-ediciones de discos de rock clásico y más te vale creer que en esta es la única lista en el mundo donde veras que los más vendidos son álbums de rock.

Además se refuerza la teoría de las niñas que quieren decorar sus cuartos con vinilos de Lana Del Rey y Artic Monkeys. Sencillamente se ven bien, son sexys, y este tipo de artistas saben lo importante que es la imagen en este mundo.

Captura de pantalla 2015-09-23 a las 17.14.50

Hay otra razón por la cual este revival del vinil es tan fascinante. La música fue una de las primeras cosas en la industria y la sociedad que de verdad se vio afectada por el internet. Estamos siendo testigos de la vuelta de varias tendencias que ya se consideraban muertas; ya sea por mejor calidad, nostalgia o un fashion statement.

La fotografía análoga es un buen ejemplo: Disparar en analógico nos transporta, inevitablemente, a la esencia de la fotografía clásica. Así que hacer este tipo de fotos hará que nos reencontremos con todas las cosas buenas que la fotografía digital ha ido borrando de nuestras mentes.

Los humanos tenemos una conexión emocional con la música más grande que con la mayoría de las cosas. Las personas van y vienen de tu vida, la música siempre se queda. Música 1-0 Humanos.

No pretendamos que el vinil vaya a salvar a la industria de la música. El vinil es vendido como algo significativo, como el complemento perfecto para que combine con tus muebles o las pinturas de tu pared. Por eso es que es tan costoso, la edición limitada en vinil de The Endless River de Pink Floyd que vendió 6000 copias (la primera semana más alta de ventas desde 1997) se vende en Amazon por 49.99$. Es una de las razones por las cuales la gran mayoría de los vinilos traen un código de descarga, para que puedas escuchar la música sin depreciar el valor de tu vinilo.

Yo amo el vinilo, cada semana dedico cierto tiempo a indagar en la selva de Mercado Libre para encontrar buenos precios en vinilos usados. Me encantan las portadas grandes, ver como gira la aguja en revoluciones por minuto, hasta el polvo que se cuela en los sonidos de las canciones. Mi parte favorita es girarlo del Lado A al lado B para oírlo entero.

Pero dejemos de pretender que un pequeño segmento de una industria que está muriendo logrará un comeback heroico o significante. No creo que Jack White pueda sobrevivir con 86.000 unidades vendidas.

Etiquetas: |

Diego Urdaneta

Relacionados

Comentarios