Columnas

imagen OBITUARIO: Q.E.P.D. El Reggaetón Clásico

OBITUARIO: Q.E.P.D. El Reggaetón Clásico

OBITUARIO: Q.E.P.D. El Reggaetón Clásico

Cumplo con el penoso (no mucho) deber de participar el lento, gradual y especial fallecimiento del género Reggaetón, en su más pura versión. El reggaetón “clásico”.

Me resulta fácil conversar abiertamente sobre la enfermedad que padecía el género, ya que no éramos tan unidos y ustedes saben que para hablar de enfermedades ajenas, uno sabe más que nadie. Este tipo de música sufría lo que cualquier estilo sufre con el paso del tiempo. Lo que nosotros los humanos conocemos como “causas naturales”, la música lo asimila como el inevitable pesar cíclico. Nosotros reencarnamos (según algunas religiones) y la música se transforma. Celebremos la transformación del reggeatón.

La transformación comienza cuando se le empiezan a sumar elementos “merengueros” a los temas de moda y poco a poco ver como se disfrazaba el puro “tú pa, tú pa”, con trompetas, charrascas y melodías caribeñas. El merengue empezaría a poseer al moribundo reggaetón.

No conocía mucho al difunto; de hecho, no frecuentaba las discotecas donde se la pasaba metido. Tampoco era fiel seguidor de su trabajo y me atrevo a decir que afirmo con tanta contundencia este obituario, por agentes externos que me obligaban a saber el estado de salud del personaje en cuestión. Mi trabajo “alcahuetea” que le eche un ojo a las carteleras de música latina, y si a esto le sumas una imantada atención que recibe el canal HTV a locales de almuerzo ejecutivo de mi oficina, puedo hacerme pasar por un entendido.

En nombre de sus padres, El General, The Noise, La Factoría; sus hijos Daddy Yankee, Don Omar, Wisin y Yandel, Chino y Nacho, hacemos publico el acto de sepelio, que será, poco a poco, en los más recientes sencillos de los ‘ex-reggaetoneros’ y ahora “merengueros” y en todas las listas y carteleras de música urbana .

A este entierro es posible que veamos a gente que teníamos años sin ver. Las probabilidades de encontrarnos con Los Ilegales, Proyecto Uno y a Sandy Y Papo (Papo si se murió de verdad, así que él no) son enormes. El género que los hizo grandes está volviendo, y si no se pegan a la nueva camada, seguirán en sus tumbas.

Se sintió eterno, pero llegó el momento.

PAZ AL PERREO.

Etiquetas: | | |

Ignacio Redondo

Relacionados

Comentarios