Columnas

imagen Bájenle dos: la nueva Ley de la Cultura no va contra el rock

Bájenle dos: la nueva Ley de la Cultura no va contra el rock

La recién aprobada Ley Orgánica de la Cultura ha levantado una nube de rumores y polémica que podríamos llamar, sin exagerar, desinformada. En redes sociales, es grande el descontento y la crítica argumenta que esta nueva ley estaría en contra de manifestaciones artísticas no cercanas a la venezonaleidad como el rock o el hip hop, como declaró la diputada Gladys Requena.

Paso número 1: Lean la ley.

Es muy sencillo opinar valiéndose del retuit de la iluminación que alguien leyó en un foro de una página de noticias. Pero mucho mejor es leerla y hacer una opinión propia, basada en la realidad. Googlear no cuesta nada. En ninguna parte de los 11 capítulos y 42 artículos que conforman la Ley Orgánica de Cultura, se menciona la palabra “rock”, ni “hip hop”, “rap”, “ska”, “reggae” y demás.

La ley sólo faculta al estado a generar políticas para promover expresiones artísticas tradicionales. Pero es solo para “promover”, no “prohibir” el rock u otra expresión distinta. El estado no lo prohíbe, simplemente no lo fomenta frontalmente, como lo dice la misma Gladys Rodríguez en esta entrevista:

Tampoco habla en ningún momento de censura. La ley no detalla planes para libros o la literatura en general, que también es cultura, pero esto no quiere decir que ahora el gobierno prohíba o censure los libros.

Lagunas

Como quizás sea toda la constitución venezolana, claro que hay lagunas incomprensibles en la ley. Por ejemplo, no habla sobre cómo discernir en qué expresiones son consideradas tradicionales o no. No se detalla si serán tomadas en cuenta las propuestas musicales que aunque sostengan raíces venezolanas, tengan elementos del rock u otro género (Rock & MAU, por citar un ejemplo).

También, el documento habla de un “Fondo de Financiamiento de Previsión y Protección Social”, pero no explica de qué manera va a ser gestionado. Esto levanta una pregunta: ¿te molesta la ley? ¿o te molesta el grupo político que terminará implementándola y definiendo sus parámetros? Son dos cosas muy distintas.

En fin

En líneas generales, es una ley que no cambiará en lo absoluto el panorama en cuanto a la difusión de la música alternativa en Venezuela. ¿Qué no fomentará el rock? Es verdad. Pero ¿no creen que un rockero pidiendo subsidios al estado es lo menos rockero que existe?

Ahora bien, ¿podría ser excluyente de algunas expresiones artísticas? Claro. No considerar como parte de nuestra cultura a Los Amigos Invisibles, Los Mentas, Sentimiento Muerto, Apache y demás, simplemente porque su música tiene origen foráneo, es absurdo. Pero esta es una ley que busca fomentar las expresiones de carácter folklórico, y aunque estemos en un globalizado 2013, tiene algo de lógica. Como verán, “cultura” en nuestra época es un concepto debatible.

Seguimos como estamos. Queda en manos de las bandas y artistas alternativos continuar su trabajo, promocionarse y valerse de la vida digital y las facilidades 2.0 para hacer llegar su música al resto del mundo.

Al final del día, la cultura es cada día más universal y diversa, llena de mutaciones y amalgamas que no creo le hagan daño, sino la enriquecen. Una canción de rock puede hacernos sentir muy venezolanos. Si no, que lo digan Los Mentas.

Etiquetas: | | | | |

Manuel Angel Redondo

Relacionados

Comentarios