Especiales 

11 bandas de culto en la historia del Rock venezolano

A pesar que Venezuela es un país cuyas condiciones climáticas y culturales hacen que predomine la música tropical, también existe un universo entero de géneros alternativos, con propuestas tan variadas como importantes dentro de nuestro paisaje histórico musical.

Por: Manuel Ángel Redondo / @ManuelAngel

Esa es la razón principal de estas líneas, adentrarnos un poco más en las distintas variantes de la música nacional, haciendo énfasis en el rock y sus aristas, para poder resumir un par de agrupaciones que puedan ser adheridas a ese estigma llamado “de culto”.

Lo primero que tenemos que hacer es definir qué es una banda de culto. Es normal y hasta lógico que cada quién tenga su apreciación personal, así que para ahorrarnos un lago debate a punta de comments, en este artículo lo definimos de la siguiente manera: Una banda de culto es aquella que aunque en su momento no gozó de gran éxito ni repercusión comercial, su obra quedó registrada en la historia, siendo descubierta por nuevas generaciones que la utilizan como influencia, dándole el mérito que no obtuvieron. También aplica el concepto para definir a esas agrupaciones que vivieron una gran notoriedad dentro de la escena underground, pero separaron sus caminos antes de alcanzar la gloria mainstream.

Sin más, acá tienes 11 bandas de culto dentro del Rock nacional:

Ladies W.C.

1

Una de las agrupaciones mas importantes del movimiento psicodélico en nuestro país a finales de los años sesenta. En su alineación resaltaba el legendario guitarrista venezolano Adib Casta, quien lideraba la banda junto al norteamericano Stephen Scott. Su único disco, el homónimo ‘Ladies W.C.’ de 1969, es considerado un clásico dentro del rock psicodélico suramericano, aunque también se pasee por el blues, el hard rock y más. A pesar que en Venezuela pasó rápidamente al ostracismo, las pocas copias editadas son objeto de culto entre fanáticos del género en todo el mundo. De hecho, el álbum ha sido reeditado por varias disqueras en distintos países europeos como Alemania e Inglaterra.

Tribop

2

Rock, jazz, blues y hasta rockabilly se amalgaman en Tribop. Formada a principios de la década pasada en Caracas y liderada por Ezequiel Serrano (guitarra, voz) junto a Charles Arapé (bajo, contrabajo) y Jorge Fernández (batería). Esta sería una de las primeras aventuras musicales conocidas de Serrano (también productor, actor de doblaje, etc) y que llegó a consolidar con el lanzamiento de su único disco hasta la fecha, ‘Vol. 1’, editado por la Fundación Nuevas Bandas. Tras varias presentaciones en la capital, la banda se separó, dando espacio para que Ezequiel diera forma a la banda que sigue a continuación en este conteo.

Cabezón Key

3

Tras la separación de Tribop, Ezequiel Serrano formó esta agrupación que aunque tomaba varios elementos de su trabajo anterior, se adentraba más en el rock progresivo con muchos toques de pop y electrónica. Muchos músicos colaboraron en la grabación de su homónimo álbum debut de 2008,  pero la alineación en vivo incluía aparte de Ezequiel al virtuoso bajista Raúl Monsalve (kRé, Monsalve y los Forajidos), Jorge Fernández en la batería, Gustavo Guerrero (Cunaguaro Soul) en la guitarra y el prolífico Rafael Greco en teclados e instrumentos de viento. Hoy día, su disco es considerado una joya escondida dentro del rock venezolano contemporáneo, mismo que ha sido descubierto por nuevas bandas que lo toman de influencia. Por ejemplo, la agrupación ganadora del Festival Nuevas Bandas 2013, Del Pez, suele versionar con frecuencia su tema “Stress”. Actualmente, Ezequiel Serrano vive en España, ha editado varias canciones a través de Soundcloud, prepara un disco como solista y además grabó los bajos del nuevo disco de Luz Verde.

Cunaguaro Soul

4

Con apenas un álbum de estudio, editado en 2008, Cunaguaro Soul se ganó un puesto en el olimpo de lo mejor de la música alternativa venezolana. El disco tiene rock and roll, funk, soul, electrónica y hasta feeling criollo, siendo ya una pieza de colección entre melómanos y conocedores del rock hecho en casa. Por sus líneas pasaron varios integrantes, pero su alineación más recordada es Miguel Arellano en el bajo, Simón Hernández de baterista y su líder, Gustavo Guerrero en la guitarra y voz. La banda se separó en el 2010, hoy día Simón Hernández forma parte de la banda McKlopedia (entre otros proyectos) y Gustavo Guerrero es el director musical de la banda de Natalia Lafourcade.

Claroscuro

5

Formada durante los noventas en Caracas e integrada por Carlos Eduardo Reyes (voz y guitarra), Miguel Delgado (bajo) y Javier Weyler (batería, coros, programación). Rock con mucho sentimiento latino, altamente influenciado por el pop-rock argentino, podría ser una manera fácil de definir su sonido. Aunque no sean tan recordados hoy día, llegaron a ser teloneros de Aterciopelados, Alanis Morrisette y Molotov, tocaron en la tercera edición del Festival Rock del Parque (Colombia) y su videoclip “Mantarraya” de 1997 fue uno de los primeros trabajos audiovisuales venezolanos en rotar en Mtv. Antes de su separación editaron un EP homónimo en 1992 y dos discos: ‘Viaje a una vida’ (1995) y ‘Supereterodino’ (2001). Posteriormente Carlos Eduardo Reyes formó las bandas Joystick y Chucknorris, actualmente está radicado en Colombia y promociona su primer álbum en solitario ‘Futuro’. Por su parte, Javier Weyler fue durante años baterista de la conocida banda inglesa Stereophonics y hoy día es productor y músico de sesión.

Joystick

6

Se forman en la capital en 2007 con una alineación integrada por Carlos Eduardo Reyes (voz,
guitarra), Daniel Gutiérrez (guitarra, coros), Ezequiel Serrano (guitarra, coros), Eduardo Fernández (bajo) y Tomás Mena (batería). La agrupación hizo vida sin pena ni gloria, pero su único disco ‘Lonchera’ de 2008,  una maravillosa obra que se pasea por el pop rock, ha sido rescatado por nuevas oleadas de músicos criollos que lo usan de influencia.

Dioslepague

7

Punta de lanza del colectivo “Los Andes Electrónicos”, que desde el año 2001 desencadenó un fenómeno en la escena musical nacional, donde varios músicos andinos cambiaron las guitarras por cajas de ritmos y los amplificadores por sintetizadores. La banda nació en Mérida durante 1996 y estuvo formada por varios músicos aún activos en la actualidad: Andrés Astorga aka Dj Trujillo, Jonathan Bellomo (guitarrista de Charliepapa), Andrés Sosa (de la extinta banda Submarino) y Yunior Lobo (baterista de Los Paranoias). Editaron tres discos: ‘Música para los Apóstoles Madres’ (1999), ‘Venus Mixes’ (2001, el primer álbum de remixes en la historia del rock nacional) y ‘Bronceador’ (2003); todos paseándose por la música electrónica con elementos del rock, funk, house y ritmos latinos.

La Leche

8

Por mucho, una de las bandas más importantes durante la nueva oleada punk entre finales de los ochenta y principios de los noventa en nuestro país. Se formó en Caracas y la integraron Rafael “Chesi” Álvarez (voz), Miguel “El Chacal” Carrasco (guitarra), Pablo Martínez (bajo) y Andrés Lara (batería). Fueron todo un fenómeno en la movida underground, llenando bares y locales en cada uno de sus contundentes presentaciones en una época donde no existía Twitter o Facebook para promocionar un toque. Se disolvieron a finales de los noventa dejando su música como influencia a muchas bandas venezolanas surgidas posteriormente. A pesar de todo esto, su legado se vio materializado casi 10 años después de su separación, cuando fue editado, finalmente, su único disco ’45’ (2008). La banda tuvo una mini reunión en 2009 que contó con la participación de Martin Imhof (Sónica) en la batería.

La Banda Municipal

9

La Banda Municipal representa una de las propuestas musicales más importantes y arriesgadas de Venezuela a pesar de su corto tiempo de vida. Se forma en 1973 por el maestro y principal figura del jazz en nuestro país, Gerry Weil (teclados), junto a Edgar Saume (batería, trompeta), Vinicio Ludovic (guitarra, marimba, flauta), Richard Blanco Uribe (bajo) y Alejandro Blanco Uribe (percusión, efectos de sonido). Fueron pioneros en la fusión de sonidos cercanos al rock, jazz y música tradicional. Una verdadera joya de nuestra cultura musical que ganó fama y reputación sin tener un material grabado, sólo a punta de presentaciones en vivo por todo el país. En 2008, 33 años después de su separación (1975) fue editado su único disco hasta la fecha, ‘En vivo’, mismo que registra un concierto que ofrecieron en el Teatro Municipal de Valencia en 1974.

Todosantos

12

Formada en el Colegio San Ignacio de Caracas en el año 2003 e integrada por Ernesto Pantin, Alberto Stangarone, Francisco “Pacheko” Mejía y Luis Montenegro. Todosantos representa una de las bandas de culto que más ha influenciado a agrupaciones actuales de la escena nacional como Los Mesoneros o La Vida Boheme, no sólo por el estilo musical sino por el carisma ofrecido en cada presentación. Su propuesta netamente electrónica pero con destellos de rock, dark y post punk, los llevó a participar como invitados especiales del Festival Nuevas Bandas 2004, donde ofrecieron un show aún recordado por todos los asistentes gracias a su “Tributo/Sátira” a Caramelos de Cianuro. Los que fueron recordarán el porqué. Su único larga duración, ‘Aeropuerto’, salió en 2005 y es una obra sumamente importante dentro de la música alternativa nacional contemporánea.

Sentimiento Muerto

11

Sí. Aunque no lo parezca, Sentimiento Muerto entra en la clasificación “de culto”. De manera paradójica a la visión que tenemos hoy día, la banda liderada por Pablo Dagnino y Carlos “Cayayo” Troconis no tuvo un mayor eco en la escena musical criolla en su momento de vida. Según Félix Allueva, presidente de la Fundación Nuevas Bandas, “Sentimiento Muerto es una banda que no logró superar el underground. Nunca fue una banda mainstream. Caramelos de Cianuro sí y en cierta manera también Desorden Público. Comparándola con otra banda de la época, Zapato 3 vendió muchos más discos y llenaba sitios que nunca pudo SM. Además, tampoco tuvo un gran impacto en el exterior”. Es indudable su legado e influencia en nuevas generaciones de músicos, por lo que es sumamente interesante el hecho de que sus integrantes no hayan podido experimentar ese mérito estando activos.

Lo bonito de la música es que cada quien puede apreciarla a su manera y gusto. En este post no se encuentra la verdad absoluta de la vida ni es una ley escrita en piedra. Es un simple resumen hecho a juicio personal que sirve para almacenar y recordar música hecha en esta casa que llamamos Venezuela.

Si tienes alguna banda que añadir, coméntanos.

La segunda parte de este artículo, en este enlace.