Reseña

wildnothinganimated
Cochinometro

Nocturne — Wild Nothing

Patricia Anuel

No es casualidad que haya un revival de los ochentas. Hay un no-sé-qué meláncolico y alegre de esa época que hace que todo suene más bonito. Wild Nothing emprendió su viaje al pasado con “Gemini”, un álbum debut que logró colarse entre las mejores producciones del 2010. Ahora regresan con Nocturne, un disco que sin duda iguala a su predecesor.
Si hubiera que darle una categorización musical a Wild Nothing sería Dream Pop. Abunda el reverb en las baterías y voces, sus sonidos son increíblemente sutiles, y la vibra general es de estoy-paseando-por-una-pradera-y-soy-feliz. El primer sencillo promocional de esta producción es Shadow, que cuenta con una atmosfera casi celestial. Estos chicos de Virginia, USA, se valen además de un arreglo de cuerdas súper épico que hace que la pieza sea aún más emotiva.
Nocturne es la canción que le da título al disco y es evidente saber por qué. Además de tener una letra dulce y hasta romántica, las armonías son increíbles. Después de escucharla por primera vez, uno descubre que es inevitable terminar tarareándola en el resto del día.
El viaje onírico-musical es continuo en cada uno de los tracks, y eso le da cohesión y lo enmarca en una experiencia completa. Nocturne es para ser escuchado de arriba abajo. Es un disco perfecto para  un viaje porque no hay ningún elemento que resulte discordante. Las rítmicas son downtempo, y los acordes resultan tan familiares que pareciera que esto ya lo has escuchado. Y tal vez sea así, en la música es difícil inventar algo nuevo. Pero más allá de eso, Nocturne es de esas producciones que se van arraigando mientras más se escucha. Y eso, en esta época, es algo bastante difícil de lograr.

Etiquetas: | | | | |

Relacionados

Comentarios