Reseña

privateering
Cochinometro

Privateering — Mark Knopfler

Pablo Luis Duarte

El único vestigio que sobrevive de esa tormenta musical llamada Dire Straits es su líder Mark Knopfler. Luego del éxito que la agrupación obtuvo en sus dieciocho años, Knopfler comenzó una carrera solista que en muchas oportunidades no ha necesitado usar el nombre de su anterior banda para sobresalir.

Gran ejecutor de la guitarra, compositor de primera, Mark Knopfler presenta este año su álbum como solista número siete, Privateering, una excelente recopilación de temas que se reúnen en una producción doble que se pasea por géneros como el blues, rock el folk, y música celta, bajo esa excelente interpretación por que la que ya se ha hecho famoso.

En las veinte canciones que integran Privateering, Knopfler se destaca en lo que suele hacer mejor: tocar la guitarra y dar muestras de su capacidad vocal, siguiendo la línea de grandes solistas como Bob Dylan y Bruce Springsteen.

La resaca dejada luego de Dire Straits se siente en algunos temas de Privateering, al igual que en sus producciones anteriores, indicando sutilmente quién era el genio detrás de la agrupación inglesa.

La primera canción del disco, Redbud Tree, representa un comienzo algo débil, donde la voz de Knofler y el baile de la guitarra son los elementos que identifican a la producción.

La canción que da nombre al disco lleva un ritmo más cercano a lo que se encontrará dentro del disco, y en donde la guitarra es protagonista durante los casi 6 minutos del tema. Al igual que en Hot or What, un tema bajo influencias clásicas del blues de las cuales Knopfler ya ha demostrado que maneja muy bien.

Piezas suaves, animadas y hasta clásicas integran Privateering, disco que en definitiva integra lo mejor del cantante y representa su continuo crecimiento musical. Un excelente disco para todas aquellos que son fanáticos del escocés, y para aquellos que lo quieran conocer.

Etiquetas: | | | | | |

Relacionados

Comentarios