Reseña

LosPARANOIAS_iTunes_2500x2500px
Cochinometro

Que se Activen las Alarmas — Los Paranoias

Geraldine Cubillán

Que se activen las alarmas es un regreso bonito, un regreso fresco y resplandeciente al que se le siente el desparpajo, el jugueteo y la seguridad,  como si todo el tiempo que duró este break, Los Paranoias hubieran aprendido a librarse de opresiones y a despreocuparse por lo que no pueden controlar. Escucharlo es garantizarse esa sensación de fuerza y sosiego que se tiene justo después de tomar una powernap.

Las canciones de este disco conectan con buena parte de la biblioteca de música que se tiene en el cerebro pero sin calzar perfectamente con ningún track, es un sonido propio pero que da una sensación de familiaridad y armonía desde la primera reproducción. Cada tema tiene un potencial diferente, y a cada uno provoca, cuando menos, hacerle un video.

Es rock pero nutrido. Hay de todo: pandereta, armónica, teclados bien logrados por Víctor Rodríguez y Miguel Molina, una guitarra de David Rondón, temas de amor y entrega, de alivio, un poquito de descaro, fastidio, y por supuesto, las habituales letras de Luis Irán llenas de metáforas abiertas a tantas interpretaciones como oyentes llegue a tener Que se activen las alarmas, todo ensamblado en una impecable producción de Carlos Imperatori, quien además colabora como guitarrista en un par de canciones, y masterizado en Ohio por Brial Lucey, lo que le da finalmente la forma de disco y no de una junta de diez canciones puestas azarosamente una detrás de la otra.

El quinto disco de Los Paranoias es una invitación a enfrentar, a liberarlo todo, a distraerse, a perderse sin miedo, a lanzarse por un tobogán, a coquetear sin vergüenza, a mirar a los ojos a las situaciones y sacarles la lengua y, claro, a bailar un poquito y dar palmaditas al ritmo del de cada canción. Que se activen las alarmas es luz.

Etiquetas: | | |

Relacionados

Comentarios