Reseña

5
Cochinometro

‘Swings Both Ways’ – Robbie Williams

Edwin Corona

En la carrera artística de un músico siempre llega ese momento donde le atraen otros sonidos, otros géneros musicales, y decide explorarlos lanzando un disco con este experimento. Robbie Williams no es nuevo en esto. En 2001 decidió realizar este primer experimento con el swing lanzando el álbum ‘Swing When You’re Winning’, un disco de versiones bajo una mezcla de swing y jazz muy movida.

Para celebrar su décimo álbum, y sus apenas 39 años, decidió hacer algo parecido con ‘Swing Both Ways’, un disco donde trabaja la misma fórmula, pero usándola con sus propias canciones y seis versiones nuevas.

Robbie es un músico que se ha caracterizado por su enorme capacidad vocal, y el poder que tiene para convertir una canción en una fiesta, en algo celebrable; y es precisamente eso lo que más explota en este nuevo álbum. ‘Swing Both Ways’ es una fiesta, pero con algunos altibajos. El disco arranca muy alto con “Shine My Shoes”, como un abreboca perfecto para lo que se viene. De ahí adelante se puede encontrar un sonido muy equilibrado, hasta llegar a una magistral versión de uno de sus más grandes éxitos, “Supreme”. El disco sigue con muy buen ritmo tocando viejas canciones como “Soda Pop”, donde colabora con Michael Bublé.

Pero ‘Swing Both Ways’ falla cuando llegas a las canciones lentas. “Snowblind” se convierte en un obstáculo en el ritmo tan movido que lleva el disco. Un obstáculo que reaparece más adelante en su colaboración con Kelly Clarkson en el tema “Little Green Apples”; y con “If I Only Had A Brian”, canciones muy buenas, pero que rompen la dinámica que traía el álbum.

Robbie Williams es un músico que posee una gran calidad vocal, y ‘Swing Both Ways’ es otra muestra de ello. Y aunque no será su disco más memorable, después de escucharlo posiblemente valdrá la pena repetir temas como “Shine My Shoes”, “Supreme”, “Go Gentle”, “Soda Pop” y “Minnie The Moocher”.

Etiquetas: | | | |

Relacionados

Comentarios